Trucos para sacar la grasa de tu cocina

Trucos para sacar la grasa de tu cocina

Quitar la grasa de las superficies de tu cocina es agotador y puede ser difícil, por esto, lo mejor es prevenir para que la grasa no se acumule.

Prevenir la acumulación de grasa, es la mejor manera de mantener una cocina limpia. Parece una obviedad, pero es ideal mantener una buena rutina de limpieza.
A continuación te contamos algunos trucos para dejar tu cocina impecable en pocos minutos.

1. Limpía bien y a manudo


Tal como dijimos, la clave es mantener una limpieza constante en toda la superficie.
Para hacerlo, asegurate de usar los productos adecuados. La limpieza con agua solamente, no es la solución para mantener tu cocina limpia de grasas, pero tampoco lo son los remedios ácidos como el vinagre o el limón. Los compuestos ácidos no actúan contra la grasa por sus propiedades químicas, tal como muchos piensan.Nuestra sugerencia  es que optes por desengrasantes.
¿El más fácil y frecuente? El detergente con el que se lavan los platos.


Este puede ser tu mejor aliado para quitar la grasa. Si está muy incrustada y querés algo más fuerte, podés probar con los productos etiquetados como desengrasantes. Si buscás una alternativa, más orgánica o natural, siempre podés contar con los productos alcalinos, como por ejemplo el bicarbonato de sodio o el amoníaco. (Tené en cuenta mantener los ambientes ventilados y considerá que si bien son efectivos como desengrasantes, no lo son tanto como desinfectantes).
Por lo que de vez en cuando y una vez limpiada la cocina, quizás te convenga desinfectar con productos comercializados como desinfectantes.

2. Usá la campana extractora para cocinar

Utilizar la campana extractora es básico para mantener tu cocina limpia. Pareciera otra obviedad pero la campana no sólo recoge los olores, por lo que evitarás que toda tu casa huela a lo que cocinás, sino que también ayudará a que el vapor de agua y las partículas de grasa que expulsan los alimentos no se queden en las superficies y sean absorbidas por la misma.

Nuestra sugerencia es que te asegures de mantener tu campana siempre limpia, ya que si está sucia pierde gran parte de su utilidad.

3. Usá tapas cuando cocines

La forma más fácil de que tus comidas no salpiquen la mesada y la pared es tapar las ollas y las sartenes mientras cocinás. En caso de que lo que cocinás no se pueda tapar porque necesitás que evapore, podés probar con las tapas anti salpicaduras. Su malla fina previene las salpicaduras de aceite, pero a la vez deja pasar los vapores, por lo que será cómo si cocinaras sin taparlo.

4. Protegé las superficies

Si no querés que la superficie de tu cocina se ensucie, lo mejor es protegerla.
Para esto hay trucos como poner papel de aluminio en la zona donde cocinás.
Pero esta no es la única manera de que tu superficie esté protegida.

Las superficies menos porosas te serán mucho más fáciles de limpiar y se arruinarán menos. Así, si tu mesada es de madera será más difícil eliminar la grasa que en una de granito, por ejemplo. Por esto, si querés evitar que se vean sucias, podés aplicar capas protectoras o abrillantadores para cubrirlas y así mantener el cuidado y la limpieza de la misma.

5. Mantené la cocina bien ventilada

Aunque no es necesario ventilar cuando la campana extractora está prendida, ya que pierde efectividad, tenés que asegurarte que la zona de la cocina esté bien ventilada. Esto es extremadamente importante cuando usás el horno, por ejemplo. Muchas veces, con el horno no encendemos la campana, ya que en ocasiones no están en el mismo sitio de la cocina. Pero no significa que el horno no deje partículas en el aire. Para evitar que terminen en todas las superficies, ventilá bien tu cocina.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *